El Aspecto Social de la Reforma Energética. Un Tema Pendiente en la Agenda Pública

Mtro. Edgar Alvarado Domínguez & Dr. Paul Alejandro Sánchez Campos

                                                                      
 Exponentes

La Reforma Energética representa uno de los más grandes esfuerzos para lograr una profunda transformación en uno de los sectores con mayor tradición ennuestro país. Desde la reforma constitucional en diciembre de 2013, se han publicado cientos de leyes, reglamentos, decretos, lineamientos, disposicionesgenerales, manuales de operación, acuerdos, resoluciones y otros documentos relacionados.

La reforma no representa solo un cambio en el marco normativo del sector energético de México, sino un cambio de paradigma que tiene por objeto lacreación de un mercado moderno y eficaz, operando bajo principios de competencia y regulación. Desde su publicación, los hacedores y ejecutores depolítica se han concentrado en promover el potencial económico de la reforma: mayores ingresos, más empleos, precios bajos, crecimiento y desarrollo económico.

No obstante, los resultados económicos no han sido palpables en su totalidad, por un lado la reforma coincidió con condiciones desfavorables en losmercados internacionales, tales como el desplome de los precios del petróleo, y por otro lado porque reformas de este calaje no son procesos de implementacióninmediata, en Reino Unido y California, por citar dos ejemplos, consolidar sus reformas estructurales del sector fueron procesos que tomaron más de una década. En este sentido, considerando solo el aspecto económico de la reforma, puede verse al sector moviéndose, aunque tímidamente; las piezas comienzan a embonar y se vislumbra un sector en camino hacia su consolidación.

Sin embargo, el aspecto social ha sido un tema pendiente en la agenda pública, principalmente en su capítulo energético. Muchos son los temas que se encuentran en esta situación: la resolución de controversias entre particulares, la ocupación territorial, los lineamientos para la elaboración de manifiestos de impacto social, la consulta a pueblos indígenas, los testigos sociales, el contenido local, el empoderamiento de los consumidores, la pobreza energética, el acceso a la energía, por mencionar solo algunos de ellos. Para lograr el éxito en una reforma de las proporciones que tiene la Reforma Energética es importante no dejar de lado el aspecto social de la reforma, la cual debería ser una tarea deliberativa y participativa que incluya actores del sector público, el sector privado, la academia y la sociedad civil para la creación de una agenda pública que aborde los aspectos sociales relacionados con el desarrollo del sector energético del país.

El éxito de la Reforma Energética no debería medirse solamente en términos de resultados económicos, sino también en términos de inclusión, aceptación y bienestar social. Solo cuando los resultados del aspecto económico coincidan con los resultados del aspecto social tendremos una de las reformas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *